Page 5 - Guía para el cuidado del huerto
P. 5

NOTA  PRELIMINAR

              Cuando Voltaire  escribía  en  Cándido:  «Hay que cultivar el jardín»,  no pensaba  evi-
            dentemente en todos cuantos hoy en día consagran buena parte de su tiempo a remo-
            ver,  cavar,  roturar,  sembrar y,  en  suma,  trabajar una  parcela  de tierra.
              En aquella época las únicas motivaciones eran de orden económico, y sólo afectaban
            a  los  labradores.
              Con el  paso del tiempo, el  acceso a la propiedad y el deseo de ocupar el tiempo libre
            favorecieron la aparición del bricolaje y la jardinería. Por otra parte, la posibilidad de con-
            sumir verduras frescas a buen  precio,  teniendo el  placer de  «hacer la  compra»  diaria,
            recogiendo aquí y allá unos tomates, unas hojas de tomillo o una lechuga ha incremen-
            tado las proporciones del fenómeno en nuestros días. Todo ello por no hablar de la  sa-
            tisfacción  que produce el  éxito de tal  o  cual  cultivo.  ¿Quién  no experimenta  placer y
            hasta orgullo ante el tamaño de sus tomates,  especialmente cuando los compara con
            los  del  vecino?


              Sean cuales fueran las razones que animan a los horticultores aficionados, todos se
            plantean  las  mismas cuestiones:
              ¿Cómo sacar adelante un cultivo de la siembra a la  recogida, ya sea a partir de semi-
            llas  o  de esquejes,  haciendo  frente  a  los problemas  que aparecen  inevitablemente?
              ¿Cómo  luchar contra  los  insectos que atacan  las  plantas jóvenes?
              ¿Cómo  prevenir o  eliminar la  podredumbre de  las  plantas?
              ¿Cómo  facilitar la  obtención,  desarrollo y  maduración  del  fruto?

              Este libro tiene por finalidad,  valiéndose de los conocimientos de los profesionales,
            intentar responder esas y otras preguntas, facilitando su trabajo al horticultor aficiona-
            do  y  haciéndoselo  más  placentero  y  satisfactorio.
              Sabido es que no todos los métodos de producción son asequibles para el  aficiona-
            do,  desconocedor muchas veces de cómo alcanzar una armonía óptima entre trabajo
            y  rendimiento;  esta  obra tiene  por objeto  adaptar tales  métodos a tal  fin.

              Tras una primera aproximación a la  horticultura en. general, definiendo el  marco ideal
            de trabajo a través de la elección de la tierra o de los útiles y  herramientas, pasaremos
            revista  a  la  mayoría  de  las  hortalizas  y  frutas que constituyen  un  huerto.










                                                                                                   5
   1   2   3   4   5   6   7   8   9   10